Infórmate

Descentralización 

En 1996 se firmó el  Acuerdo Nacional para la Descentralización de los Servicios de Salud[1] y el Acuerdo de Coordinación entre la Secretaría de Salud Federal, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo del Estado de Sonora; con la participación de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSS)[2].

Con la firma de estos acuerdos, la federación transfirió los recursos materiales y humanos, así como las responsabilidades patronales al recién creado organismo público descentralizado: Servicios de Salud de Sonora.

Lo justo: igual trabajo, igual salario.

Antes de la descentralización, en Sonora coexistían dos tipos de trabajadores: los de origen federal, que dependían de  la Secretaría de Salud Federal; y los de origen estatal, que dependían de la Secretaría de Salud Pública de Sonora. Los primeros ganaban más que los segundos,  pero una vez que ambos pasaron a ser responsabilidad de Servicios de Salud de Sonora tenían que empezar a ganar lo mismo, lo cual se conseguiría a través de la homologación.

El inconveniente

El 03 de marzo de 1998 en la primera reunión de la Honorable Junta de Gobierno de los Servicios de Salud de Sonora, se firmó un acuerdo en el cual se aprobaba el “Aprovechamiento de las Economías de Servicios Personales”, donde incluye el recurso destinado a la homologación. Es decir, aquel dinero “ahorrado” del capítulo 1000 (Servicios Personales) podría ser desviado al capítulo 2000 para cubrir el pago de pasivos a proveedores y prestadores de servicios.

La existencia de este acuerdo abrió la posibilidad de utilizar este dinero en otros rubros distintos a cumplir el objetivo de complementar el salario de las y los trabajadores. Así, en 1998 sin previsión alguna, se “legalizó” un desvío discrecional de recursos.

Para más información descarga:

“LA BÚSQUEDA  POR LA HOMOLOGACIÓN SALARIAL: SONORA”